domingo, 8 de marzo de 2015

LOS QUILLOPRESUPUESTOS



P
or razones personales e intransferibles, vengo leyendo el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) diariamente desde hace unos meses. A veces, se aburre uno y estudia Derecho Administrativo, qué queréis… Y hete aquí que el 31 de diciembre de 2014 se publicaron en este diario oficial los presupuestos de la «Junta de Sevilla» (me resisto a llamarla de Andalucía…). ¿Por qué el 31? A ver, cuándo mejor; que el personal está a lo suyo afinando zambombas y tensando pellejos de  pandereta para la Nochevieja, y no se va a poner a analizar el montante de cada partida. O sea el pastizal que se va a llevar la Casta regional y su servidumbre. Es como una pedrea gorda que se une a la lotería de Navidad y del Niño. Aunque solo para estómagos agradecidos al poder califal.

Suponiendo que el populacho andaluz esté para analizar algo, además de intentar ir malcomiendo…

            La fórmula que se usa en el BOJA es que me encanta, oye:

«La presidenta de la Junta de Andalucía a todos los que la presente vieren, sabed:»… Que lo único que le falta al final de las 50 páginas es firmar como «Sultana» Díaz. Que sería lo suyo.

En la Exposición de Motivos ya empieza el cachondeíto:

El Presupuesto andaluz de 2015 se elabora en un contexto macroeconómico más favorable. Frente a la caída del PIB nacional en 2013 del 1,2%, se espera que 2014 se cierre con una valoración positiva del 1,3% y que esta alcance el 2% en 2015.

¡Si parece que se lo ha dictado Mariano y sus mariachis, cagüendiela!

Se espera… Otra cosa no, pero aquí en el sur, esperar es un verbo que llevamos conjugando treinta y cinco años. Que se dice pronto. Y lo único que habría que ver es si tenemos más desarrollo que en 1980.

¿Tenemos menos desempleo? No, y esto es espectacular, en 1980 la tasa de desempleo en Andalucía era del 17,41% y hoy… el ¡36%! (si fuéramos japoneses habría suicidios masivos de políticos arrojándose desde Torre Triana). ¿Más autovías? Sí. ¿Más golfos que se han forrado con las autovías? También ¿Tenemos mejor educación y sanidad que en 1980? Sí. ¿Más golfos que se han forrado con los cursos de formación? También. ¿Ha mejorado la alta velocidad ferroviaria? Sí. ¿Se siguen tardando siete horitas de Almería a Madrid en tren? También.

O sea, que mejor mejor que en 1980 están los de siempre… La Casta quillopija de las anchoas imperiales en la Plaza de la Alfalfa. Que sí que ha cambiado un poco, ahora podrían ser los nietos de Juan Guerra el de los cafelitos en Sevilla. Al menos hemos conseguido que trinquen durante 35 años «los otros». Mira, algo es.

Pero hay dos parámetros indiscutibles en los que estamos a la cabeza de Europa: El pescaito y el paro. Seguimos encabezando, después de SIETE LUSTROS y una lluvia de decenas de miles de millones de euros de fondos europeos, las regiones de Europa con más desempleo: 



¡Ni Macedonia! Porque la Isla de Reunión ni os cuento dónde está… Según se llega a Madagascar, un poco más al Este.

Casi treinta mil millones de euros suman los presupuestos de la Junta para 2015. Ahí está la razón, el motivo, la verdadera religión, de que se batan en combate electoral los partidos «castizos». O más bien… los partidarios (de cada cofradía).

Pues que por mucho que nos cuenten que quieren mejorarnos la vida y la bolsa… Un cuerno. Lo que no cuentan es la bolsa de quién. Cada uno la de su tribu.  

Estamos de acuerdo en que no tienen más remedio que hacer carreteras, ponernos ambulatorios, pagarle a los maestros todos los meses… pero eso es por eso mismo: porque no tienen más remedio. En realidad, como poco cambia el sueldo de un profe o de una enfermera de un año para otro (y si cambia, es a peor), son partidas casi fijas. Así que yo me los imagino a estos con la hoja de cálculo del año pasado, reunidos en la bodeguilla del palacio San Telmo, enfrentados cada uno/a a su copa de oloroso con sus aceitunas gordales, rellenando las casillas que realmente les interesan: subvenciones, contratos, transferencias de financiación, prebendas y bulas.

Por no aburriros, os resumo un poco lo que reflejan los presupuestos. Que además, en una suerte de justicia poética, se ordenan funcionalmente por grupos de gasto (como en un guiño de mayor a menor importancia):

Primen, Grupo 0… La Banca.

2.650 millones en Deuda Pública. Por si no quedaba claro lo de la modificación de la Constitución para asegurar el cobro a los acreedores antes que terminar con la hambruna del pueblo… lo primerito. Para estos socialistos es antes la obligación que la devoción, porque la devoción viene inmediatamente después...

Segun, Grupo 1… La Casta.

Alta Dirección. O sea, lo segundo es el reparto directo del botín (que el indirecto viene luego): 125 millones de euros para los más altos. A repartir.

Terce… Aquí ya vienen todos los demás grupos de gasto, Educación, Sanidad, etcétera.

Por último, tengo que hacer una cariñosa reseña sobre las Agencias Administrativas, Sociedades de participación mayoritaria, Fundaciones, consorcios y demás chiringuitos. Aquí hay para todos. Como dijo la madre de aquel sindicalista que trincó la Guardia Civil por lo de los ERES cuando fueron a registrar la casa: «Aquí hay dinero como para asar una vaca, pero no lo vais a encontrar».

Ese es el espíritu.

Coño, si hay hasta una fundación «Rey Fahd Bin Abdulaziz» dotada con 345.000 euros. Que a saber qué hace…

En fin, no me quiero extender en la torridez presupuestaria, pero vamos, es para llorar. Cuando uno ve que los funcionarios las pasan canutas, les roban las pagas, no sustituyen las bajas en los hospitales, en los institutos… Y Susana se va a Marruecos a inaugurar ambulatorios. Que me parece bien, pero… ¿eso no debería hacerlo el estado y ella dedicarse a hacer funcionar los de su tierra? Digo yo…

No me entendáis mal. Si a mí me gusta ser del Sur. Lo que no me gusta ser es gilipollas… 




No hay comentarios: